El Infierno Imaginario

Un punto de vista personal sobre el mundo, la experiencia y la vida

El primer hombre de Roma

Novela de Colleen Mc Cullough que es la primera de una serie de cinco.

Profusamente y correctamente documentada nos narra el enfrentamiento entre Cayo Mario y Lucio Cornelio Sila en el segundo y primer siglos anteriores a la Era cristiana. En realidad asistimos a una especie de “Novela prologo”, pese al tamaño de la misma, ya que el resto de la serie, que seguirían la historia, va a ir teniendo como personaje cada vez mas destacado a Cayo Julio Cesar.

Sin embargo no puedo dejar de comentar una reflexión, viendo las intrigas, corrupciones y negocios que acabaron con la democracia de la República Romana, para llevarla tras una serie de dictaduras, guerras civiles y periodos anarquicos al final que todos conocemos: el establecimiento del Imperio por parte de Augusto Cesar.

Detalles que se ponen de relevancia, en esta historia, como el uso de las tropas, que entonces eran tanto la defensa nacional como un medio de ingresos para el Estado Romano, para obtener fama y notoriedad, como un medio más para hacer carrera política. La manipulación de la leyes, permitiendo que se incumplan, por ejemplo las leyes que limitan el endeudamiento, porque todos lo hacen, de los senadores o el uso de la asamblea de la plebe para aprobar, mediante votaciones de la misma que por ello se llamaban plebiscitos, leyes especiales para permitirles evadir la justicia o permanecer más tiempo en el poder del limitado por ley o la imposición de amigos, conocidos o “Clientes”(1) en determinados puestos con el fin de dominar y controlar todos los resortes del poder nos hacen pensar que, en el fondo, no hemos cambiado tanto.

(1) El termino cliente en la Roma republicana no hacia referencia a quien compraba algo a otro sino a aquellos que deben un favor (o más) en una relación mas o menos fija. Así el Cliente servia a los intereses del patron y este procuraba favorecerle, no necesariamente contratandole directamente.

Martes, 15 - abril - 2008 Posted by | Literatura | , | 1 comentario