El Infierno Imaginario

Un punto de vista personal sobre el mundo, la experiencia y la vida

No me creo lo de Wikileaks.

No quiero decir que no crea que los documentos publicados sean ciertos… que posiblemente lo sean, sino que no me creo la filosofía que nos venden.

Para empezar se supone que Wikileaks tiene, aunque sólo sea teóricamente, algo que ver con la filosofía y el aplicativo iniciado por Wikipedia: Un conjunto de programas que nos permiten aportar conocimiento, de forma neutral y contrastada, al resto de la gente sin que se distinga la aportación individual de cada uno.

Esa es la teoría. En Wikipedia el conocimiento se presupone enciclopédico, es decir con las distintas ramas del saber, mientras que Wikileaks promete la polémica y el escándalo político.

Pero ni uno ni otro cumplen lo que prometen. La mera necesidad de autoprotección hace que Wikipedia se llene de páginas de discusión y de versiones, en especial en aquellos temas actuales, o históricos pero con influencia en la actualidad, con identificación de qué usuario ha realizado cada cambio. La falta de neutralidad se puede ver en muchas, en especial dedicadas a la historia de España (y en concreto la regiones de Navarra, Valencia, Aragón y Baleares y en especial Vascongadas y Cataluña) donde grupos muy activos tratan de arrimar el ascua a su sardina. Pero si algunas cuestiones de parte tienen las páginas oficiales, hay cientos en las de discusión o en las versiones que han sido retiradas. Si algo nos enseña Wikipedia es que un proyecto colaborativo necesita un arbitro… y que hay temas en los que la neutralidad no existe.

Pero wikileaks no necesita árbitros… porque ni pretende ser imparcial ni me creo que se trate de algo colaborativo. No creo que sea casualidad que todas las revelaciones de Wikileaks sean contra los mismos, y pocos, países. Y es que, como la mayoría de los aficionados a novelas de espionajes pueden deducir fácilmente, las revelaciones de wikileaks es lo que en la jerga se llama “morralla”: informaciones de rellenos, sin más importancia que el jugo que le pueda sacar un psicólogo para obtener un perfil de personalidad (en el caso de lo que hace referencia a personajes concretos) y sin más función que tirarlo a la papelera o verificar la fiabilidad de una fuente, en el resto.

Cosas como que “Zapatero es un iluminado” o que “Rajoy es un blando ni no tiene carácter para ganar a Zapatero” es algo que 10 millones de españoles no necesitamos que nos “dijera” el departamento de estado de EEUU… Quizá para los 11 millones de empecinados (ahora parece ser que menos) votantes del P$O€ sea un descubrimiento, pero no para el resto que desde 2004 hemos sido concientes que Mariano Rajoy, con su calculada tibieza, era incapaz de recoger más votos (eso en el mejor de los casos si no perdida una parte) y ganar las elecciones, por lo que su única forma de acceder a la presidencia del gobierno es que su oponente lo haga tan mal que sea él quien pierda las elecciones… y no es ningún descubrimiento que en ello está, sea por torpeza, por incompetencia o por cerrazón mental.

Establecido pues la baja importancia de los contenidos se abren dudas sobre los motivos:

* ¿Cuál es la fuente directa de Assange? Sabemos que la fuente original de los documentos es el departamento de estado, pero… ¿Cuál es la mano que directamente le ha hecho llegar las informaciones a Assange?

* ¿Quién es el interesado y beneficiario de la publicación? Sabemos que el perjudicado es, aunque sólo sea por prestigio, el gobierno de los EEUU pero ¿Quién se beneficia?

* Y sobre todo, después de cortarle las vías de donación, que en mi opinión no son más que calderilla… ¿Quién ha pagado a Assange para que se publiquen estas informaciones y no otras? Por ejemplo de los gobiernos chino, cubano, venezolano, norcoreano, ruso, marroquí, libio, árabe, iraní, paquistaní, ucraniano… etc. Seguro que a muchos nos interesaría conocer los secretos de estos países sobre los que Assange calla, supongo que porque nadie le paga por publicar dichos secretos.

En conclusión: que no pretenda dárselas de paladín de la libertad y la cooperación: ni wikileaks es wiki ni sus secretos son tales, sólo meros cotilleos, que todos los servicios de información recogen, aunque solo sea por no decir que no a los informantes y sólo un interés de parte puede llevar a la publicación de cotilleos de unos sin los correspondientes del resto.

Martes, 28 - diciembre - 2010 Posted by | Politica | 3 comentarios