El Infierno Imaginario

Un punto de vista personal sobre el mundo, la experiencia y la vida

¿Qué sentido tiene esto?

No me estoy refiriendo al sentido de la vida… aunque podría, sino más bien al sentido de escribir, o siquiera de haber creado, este blog.

Evidentemente se trata de una necesidad de permanecía… expresada en el famoso dicho de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro… que quizás, cada vez, tenga menos sentido.

Ciertamente el hecho de tener un hijo conlleva una cierta permanencia… tanto biológica, por esa mitad de ADN que se reproduce en los hijos, como espirituales, siempre y cuando no se abdique de las obligaciones como padres que implican educar y formar a los hijos, lo que ciertamente hoy día es un tanto más difícil.

Difícil por los horarios que nos impone la sociedad moderna, en la que es difícil que un matrimonio… una familia, puedan vivir con un solo sueldo y que se hace necesario, en muchos casos que ambos trabajen. Pero no solo eso. Vivimos en una sociedad que rechaza, que reniega, de los niños. En la que vemos como existen restaurantes, comunidades de viviendas en alquiler, o incluso en propiedad, agencias de viajes y hoteles que promocionan la soledad… o al menos la soledad de la pareja, prohibiendo o desaconsejando la presencia de niños.

Reconozco que puede ser un poco curiosa esta defensa de los hijos cuando, por circunstancias de la vida, solo tengo uno, y reconozco que no es un camino fácil y que en la educación de un niño siempre surgen problemas, pero aun así debo deciros que al final de la balanza las satisfacciones suman más que los problemas.

En cuanto a plantar un árbol es hoy día más que dudoso que este llegue a sobrevivirnos, pues si no acaba con él un incendio forestal, lo hará la sierra del leñador, en un país como España, tan deficitario de madera para todos sus usos. Y si hablamos de las campañas de plantación en los megaparqués públicos de las grandes ciudades, mucho antes de ello será arrasado por los buldócer del alcalde de turno, que hará la enésima remodelación, a más gloria propia o de otras entidades del estado. Aparte del pequeño detalle que, a menos que pongamos una placa, a modo de recordatorio, plantar un árbol es algo, relativamente anónimo.

En cuanto a escribir un libro… solo garantiza la fama si llega a ser un best seller, sea por polémico, sea por bueno, sea por malo o por hacer campaña en favor de determinadas opciones que lo pueden impulsar. A los demás… poco nos queda.

Una opción, esta, es la de contar aquello que tenemos que decir, enviándolo al mundo cual botella de un naufrago, en forma de blog. Pero a diferencia del naufrago, que envía las botellas sin saber nunca si llegaran o no a su destino, en los blog hoy día las herramientas de seguimiento nos permiten saber cuántos y que pagina del blog han leído… no quienes, en ese sentido la lectura sigue siendo un acto anónimo, a menos que se deje un comentario.

Como muchos empecé escribiendo en ese inmenso tablón de anuncios que son los foros… en varios, más o menso específicos y de diversos periódicos. Luego me abrí un blog, que era una autentica botella al mar, pues ni daba información de lectores ni permitía correcciones, obligando a reescribir de nuevo un artículo para corregir un fallo y “errare humanum est” (Errar es humano). De allí salte a aquí mientras, por otra parte, surgía la posibilidad, pero también la obligación, de escribir con regularidad dos blog temáticos.

Como para hacer cosas se requiere tiempo… y cuando uno se compromete en una obligación debe, al menso yo así lo entiendo, a diferencia de ciertos… la mayoría, de los políticos, de mantener su palabra y reconociendo, además, que, sea por las temáticas, sea por la publicidad que pueda hacer la empresa, o por los enlaces preexistentes de la red, que le permiten tener mayor rango en google, pero el caso es que en ellos tengo más lectores que aquí. Por ello no es extraño que haya dedicado más esfuerzo y tiempo a dichos blog.

Sin embargo no solo me he centrado en ellos pues, picado por el gusanillo de escribir, retome mis antiguas obras y he estado a la búsqueda de editorial.

No sé si esto llegara a buen puerto o seguirle a la búsqueda, pues la oferta que tengo entre manos no me acaba de convencer, pero ciertamente aunque un tanto callado sigo aquí… y mantengo este blog por si en un futuro tuviera algo que decir… y tiempo para hacerlo.

Martes, 7 - abril - 2009 Posted by | Personal | | 1 comentario