El Infierno Imaginario

Un punto de vista personal sobre el mundo, la experiencia y la vida

Votar a la contra

Hace ya veintiún años que vote por primera vez en una elecciones. Eran unas elecciones generale y estábamos en plana época de las mayorías absolutas de Felipe González. En esas y en las siguientes (1986 y 1989) vote por quien creía que me representaría mejor…. aunque en las primeras solo obtuviera un diputado y en las segundas dos.

Sin embargo, por un lado este me defraudo, cambiando algunas posturas de forma un poco rara, pero no me convencía nadie. así que desde entonces he votado a la contra, al menos en las generales. Vote a la contra cuando vote al PP en 1993 y 1996 cuando el partido no me convencía, pero pensaba que peor seguir con González.

Iba a votar por Borrell, pese a que no me convencía en el 2000, cuando después de unas primarias lo defenestraron sucintamente para que fuera el candidato oficial, Almunia, por lo que vote a la contra de ambos, por un partido que ni siquiera obtuvo representación parlamentaria.

Iba a votar por Zapatero en el 2004, no porque me convenciera sino porque Aznar había pasado de los intereses Españoles, en algunas cosas, y no había sabido, o no había querido, explicar sus actos en otras. Pero hubo un atentado. Una atentado que independientemente de quien lo hiciera, hoy tengo mis dudas que sea una organización terrositas quien lo haya hecho, sirvió de excusa a Rubalcaba para delinquir, para incumplir la ley y violar la jornada de reflexión, para impulsar a las masas a atacar y dañar las sedes de otro partido, suerte que no hubo que lamentar victimas personales el 13-M, en el mejor estilo de la quema de iglesias del año 1931, cinco años antes del golpe militar de Franco. Por ello al final vote a la contra, contra quien se había saltado la ley y había incitado a otros a ello, contra los terroristas fuera quienes fueran: porque si eran ETA el partido que más había luchado contra ella era el PP, si era Al-Qaeda, la retirada de tropas no era sino una rendición ante ellos y no proporcionaría ventajas sino el inconveniente de la debilidad, y si era cualquier otro, evidentemente buscaba (y lamentablemente consiguió) la derrota del PP.

Y evidentemente vote en el bando perdedor porque este delincuente acabo de ministro del interior.

Este 9 de marzo me enfrento a las mismas: No me gusta Rajoy, no me acaba de convencer, pero votare al PP porque para mi Zapatero no es Dios y por tanto no solo no creo en él sino que me molesta profundamente que haga la campaña creyéndose tal. “Motivos para creer” no es ni más ni menos que una muestra de su iluminismo y endiosamiento.

Votare en contra de aquellos que critican a la conferencia Episcopal por dar normas morales, que a fin de cuentas es la misión de la religión y no de los políticos, en una reflexión en la que no se nombra a ningún partido político y por el contrario aceptan alegremente el apoyo y el voto de la junta islámica.

Opiniones Anson sobre el IslamVotare en contra de un partido que habla de igualdad de la mujer, pero luego promueve el Islam, que como se puede ver en el articulo de Luis Maria Anson, reproducido en la imagen, apoya que se maltrate a la mujer.(1)

 Votare en contra de un partido que dice apoyar a los homosexuales, y lo hace con una mano, mientras con la otra apoya a quienes les lapidan y matan, con su ley en la mano, como es Iran.

Y se que probablemente votare en el bando perdedor, las expectativas no son buenas. Y no porque Zapatero lo haya hecho bien, o tenga apoyos y “creyentes” en su pseudo-religión de iluminado. Si no porque desgraciadamente la mayoría de los votantes de España votan en contra y el PSOE ha sabido levantar esos votos en contra… en contra de un señor que murió en la cama y en la jefatura del Estado hace 33 años y sin que el PSOE hiciera nada practico por desalojarlo pero que ha sabido igualar falsamente al PP. De ahí sus ataques a la Iglesia Católica, como si esta un hubiera cambiado desde 1940, y sus recordatorios de Guerra civilismo, en los que sin embargo no dice que fueron sus asesinatos y quemas de iglesias entre 1931 y 1936 los que empujaron a la Iglesia y a otros grupos políticos en manos de los militares.

Y lo más lamentable es que el PP no sabe, o puede o no quiere ENTREARSE: la mayor parte del voto “Cautivo” del PSOE no es voto de él. Es voto, que como parte del voto del PP es a la contra, y mientras no desactiven esa parte de voto a la contra, poco pueden hacer.

(1) pondría el enlace a la pagina donde esta escrita si fuera permanente, pero como la pagina es la misma y cada día varia su contenido por eso preferí volcarla y mostrarla como imagen.

Martes, 5 - febrero - 2008 Posted by | Politica | 5 comentarios